sábado, febrero 11, 2012

Boeing congela precio de oferta por cazas para Fuerza Aérea brasileña

Sao Paulo. Boeing congeló el precio de su oferta en un contrato de miles de millones de dólares para proveer nuevos cazas a la fuerza aérea de Brasil, dijeron a Reuters fuentes cercanas al acuerdo, atizando la disputa por vender armamentos a potencias emergentes.
Boeing está ofreciendo vender sus F-18 a Brasil por el mismo precio ofrecido en una ronda de propuestas en el 2009, dijeron las fuentes, que hablaron a condición de mantener el anonimato debido a la sensibilidad del proceso.

Las fuentes declinaron revelar el monto de la oferta, que incluye el costo de los aviones y parte del futuro mantenimiento y piezas de repuesto.
Pero la oferta significa que Boeing asumirá los costos de inflación de los últimos dos años y medio, lo que implica que para Brasil los aviones serían un 12% más baratos en términos reales que en el 2009.
"Es una movida inusual (...) que muestra la importancia que se le está dando a este contrato", dijo una de las fuentes.

Boeing está compitiendo con la francesa Dassault y la sueca Saab por el contrato de Brasil, que podría superar los US$4.000 millones. El ministro de Defensa, Celso Amorim, dijo en enero a Reuters que espera que el gobierno tome una decisión en la primera mitad del 2012.
La oferta de Boeing ilustra la agresiva disputa entre las industrias de defensa de Estados Unidos y Europa por los mercados emergentes, a medida que sus mercados tradicionales se van secando debido a recortes de presupuesto.
Las empresas de armamento están disputando contratos de cazas en los Emiratos Arabes Unidos, Qatar y Corea del Sur.
Dassault emprendió la semana pasada conversaciones para vender su caza Rafale a India, lo que podría desembocar en la primera orden internacional. El acuerdo podría convertir al Rafale en una opción atractiva para Brasil, pues la apertura de una línea de producción permitiría a la empresa francesa garantizar precios más estables en el largo plazo.
Pero el contrato brasileño será decidido por otros elementos además del precio. Aunque el F-18 es considerado más barato que el Rafale, Amorim sostiene que Brasil basará su decisión en la generosidad de las empresas a la hora de compartir su tecnología.
Brasil espera que la adquisición de tecnología le ayude a desarrollar su propia industria de defensa, liderada por el fabricante de aviones Embraer.
La presidenta brasileña Dilma Rousseff ve el acuerdo como una decisión estratégica clave para las próximas décadas, según funcionarios.
Los aviones serán usados para patrullar las fronteras de Brasil, proteger sus yacimientos marítimos de petróleo y proyectar más poder a medida que la mayor economía de América Latina continúa escalando posiciones en el ranking mundial.
Un portavoz del gobierno brasileño no respondió a un pedido de comentarios.
La portavoz de Boeing, Marcia Costley, dijo: "Estamos compitiendo y no podemos comentar sobre los detalles de nuestra oferta, pero lo que podemos decir es que Boeing puede garantizar un precio que ha ido tendiendo a la baja porque tenemos una línea de producción activa y podemos compensar economías de escala".

Resultado poco claro.

Los recientes comentarios de Amorim sugieren que el contrato de Brasil está entrando en la recta final luego de más de una década de intriga y sorpresas de último minuto.
El predecesor de Rousseff, Luiz Inácio Lula da Silva, prácticamente declaró vencedor a Dassault al final de su mandato pero dejó la presidencia sin cerrar el acuerdo.
Rousseff pareció favorecer a Boeing en comentarios poco después de asumir el poder en enero del 2011, pero acontecimientos recientes, incluyendo el contrato de Dassault en India, vuelven poco clara la resolución.
El diario brasileño Folha de Sao Paulo reportó esta semana que el gobierno vuelve a inclinarse por el Rafale, aunque no dijo cuál era su fuente.
Es probable que Rousseff lidere personalmente la toma de decisiones sobre el contrato, dijo Amorim en enero.
La decisión podría encontrar a Rousseff bajo una presión inusualmente fuerte por reducir costos.
Se espera que el gobierno congele unos US$30.000 millones en gastos presupuestales en las próximas semanas, equivalente a poco más de un 3% del presupuesto del 2012, en un esfuerzo por enfriar la economía y ayudar a contener la inflación.
El congelamiento presupuestario será posiblemente impopular entre los miembros del Congreso, que verán reducidos sus fondos discrecionales. Eso implica que Rousseff necesitará parecer moderada en otras compras, incluyendo los cazas, para evitar problemas.

No hay comentarios.:

AeroMundo - EL ONCE TV

AeroMundo - EL ONCE TV
La Aviacion Mundial vista desde PARANA

Motor de busqueda TODALAAVIACION

Búsqueda personalizada