sábado, julio 02, 2016

Serie Aeronaval N°34 “Viking, Southampton & Walrus”


Es el segundo título de la sub-colección hidroaviones de la Armada Argentina. El primero, Serie Aeronaval n°25 enfocado a los hidroaviones de casco de origen estadounidense a partir de 1946, el segundo el n°34 dedicado a los hidroaviones de casco de origen inglés. El tercero previsto para el 2017, los hidroaviones de casco de construcción italiana (Macchi/Nieuport M.7, M.9, Savoia Marchetti S.57, S.59/S.59bis & CMASA-Dornier). La ultima edición, los hidroaviones norteamericanos hasta 1945 (Curtiss Sea Gull, HS-2L, F5-L; Douglas Dolphin & Consolidated P2Y Ranger).


En menos de dos décadas desde creación, el Servicio de Aviación Naval, se transformó en la fuerza aeronaval más respetable a nivel regional. Solamente la Aviação Naval brasileira –que casualmente también celebra este año su centenario- era equiparable. Indudablemente el desarrollo se reflejaba en la calidad y cantidad de los medios aéreos. En 1922 se encaró la compra de “botes voladores” Vickers Viking de fama mundial por sus record de velocidad y características avanzadas, como ser tren retráctil. Fueron destinados a la Estación Aeronaval Puerto Belgrano. Tiempo después se incorporaron aviones de la River Plate, volando desde Punta Indio.

Luego llegó el turno de los Supermarine Southampton probablemente el mejor avión de patrulleros de su época, algo así como decir hoy el Boeing P-8 Poseidon. Solamente el Coastal Command de la RAF tenía esta aeronave, que le cedería uno a Australia. Magníficamente equipados -con el mismo standard inglés- fueron los aviones militares más grandes del país. Su capacidad de volar hasta nueve horas, hizo posible los vuelos de patrullaje costero. La asociación con la Supermarine Vickers, continuó con los Walrus de los cuales la Armada Argentina junto a la Royal Navy y la Royal Australian Navy fueron los clientes iniciales. Aunque llegaron como dotación del crucero escuela “La Argentina”, también fueron utilizados desde transportes navales durante dos campañas antárticas. Paradójicamente con los Walrus embarcados en los cruceros de la clase” Almirante Brown “se hicieron vuelos de exploración sobre una flotilla inglesa. El Walrus fue el último hidroavión de casco inglés. Ya que no prosperó la venta de los Shorts Sunderland ex RAF, en la década del cincuenta. 


En esta monografía el autor, nos ofrece en forma compacta la desconocida historia operativa de estos hidroaviones. Será una obra de referencia, que presenta por primera vez aspectos desconocidos, corrigiendo lo poco publicado hasta el momento. Como siempre el texto es complementado por imágenes y una selección de excelentes perfiles color realizados por Marcelo Morard. 

Ciertamente un merecido homenaje al centenario Comando de Aviación Naval.


No hay comentarios.:

AeroMundo - EL ONCE TV

AeroMundo - EL ONCE TV
La Aviacion Mundial vista desde PARANA

Motor de busqueda TODALAAVIACION

Búsqueda personalizada